f Me proyecto en la música ~ Colegio San Vicente de Paúl - Chillán

lunes, 11 de julio de 2016

Me proyecto en la música



Franco Uyarte obtuvo el segundo lugar en concurso Escool:
 
Franco Uyarte, alumno de segundo medio de nuestro colegio que participó en el concurso de canto "Escool" que organizó el Mall Arauco Chillán, obtuvo el segundo lugar luego de haber sorteado diversas etapas del certamen y de una gran presentación en la final realizada en la Casa del Deporte el pasado viernes 17 de junio.
 
Este segundo lugar, por el que Franco recibió un premio consistente en $200.000 y $150.000 en instrumentos para nuestro colegio, además de 40 entradas para el cine para miembros de su barra, es un tremendo logro para él, ya que es la primera vez que se presenta solo a un certamen.
 
Franco, quien es hijo del profesor de nuestro colegio, integrante de nuestro coro y músico José Domingo Uyarte, desde muy pequeño ha sido estimulado en las artes musicales por su papá junto a sus hermanos José Ignacio y Manuel, con quienes integra el conjunto "Los Vicentinos", que ha ganado distintos certámenes musicales e incluso participado en concursos de talento en la televisión. Pero si bien ha crecido aprendiendo de música, así como cantando y tocando junto a sus hermanos, este concurso ha significado un crecimiento personal importante y tal vez un primer paso en un camino individual en la música. Y es que sus hermanos, a pesar de su gran talento, no han escogido la música como un camino. José Ignacio se encuentra estudiando enfermería, y Manuel, pronto a egresar del colegio, también estaría optando por una carrera de otro orden. Sin embargo para Franco, quien actualmente estudia guitarra clásica, la música es su vida y ya comienza a proyectarse en ella.
 
"Es la primera vez que soy premiado individualmente", nos cuenta. "Yo estaba acostumbrado a tocar con mis hermanos, y siempre con mi guitarra. Nunca me había parado solo en un escenario sin ella, sentía que me faltaba algo y tenía un poco de miedo al desplante en el lugar sin mi instrumento. Pero fui capaz de hacerlo y me sirvió mucho para darme cuenta de que también puedo cantar solo, es un avance para mí. Lo veo como el inicio de un proceso más individual y que ha sido muy entretenido. Fue harto trabajo de ir en las noches a ver pistas, a ver el lugar, de ensayar bastante, y hacerlo solo, sin mis hermanos que era lo típico. Fue algo nuevo y un paso de envergadura. Por supuesto que tuve el apoyo de mi familia, trabajamos harto el tema de las voces con mi papá, las canciones igual eran complicadas y él me ayudó mucho con el trabajo en la casa. Y en las dos pistas finales mi hermano mayor también me ayudó, porque le hicimos unos coros a las canciones, y él estuvo presente en eso".
 
Sobre el concurso, si bien él aspiraba el primer lugar, como cualquier concursante que llega a una final, dice que quedó conforme con el segundo, ya que valora profundamente todo lo vivido. "El primer lugar, que fue para Cristina Miranda, del Colegio Adventista que cantaba lírico, fue súper merecido. Para mí la sola experiencia ya fue algo increíble. Lejos lo que me dejó más feliz fue la respuesta y el cariño del público: la gente coreó mis canciones y me apoyó mucho, y eso es bien emocionante. En esta final, canté la canción Mi amante de Los Vásquez, y como es un tema popular, la gente lo coreó, hubo gran respuesta del público. Entré con mucha adrenalina al escenario y para mí esos minutos fueron potentes. Cuando dieron los tres primeros lugares yo estaba en el camarín y cuando escuché mi nombre fue increíble. Fui corriendo a recibir mi premio y luego canté Un siglo sin ti de Chayanne. Mucha gente del colegio fue a acompañarme ese día. Las graderías estaban llenas de banderas de nuestro colegio, se veía muy bonito, se notaba y sentía la presencia vicentina. Mi familia estaba feliz, muy orgullosa. En cuanto bajé del escenario había muchos brazos para acogerme y felicitarme".
 
Además de lo que implicó el escenario, "hubo una interacción muy rica con los demás participantes del concurso, especialmente entre los cinco finalistas, que éramos dos hombres y tres mujeres. Tuvimos oportunidad de hablar sobre gustos musicales, música en común, sobre la experiencia del concurso y fue muy bonito".
 
Sobre sus proyecciones, nos cuenta "quiero seguir en la música, es lo que me gustaría hacer. Sé que económicamente es una carrera complicada, muchas veces no se logra un retorno económico suficiente. Tal vez opte por una pedagogía o una licenciatura en música, es algo que tengo que ir viendo con el tiempo, pero tengo claro que la música es mi camino. Mi papá ha sido mi mayor apoyo en todo esto, le encanta que yo participe en estas cosas. Mi mamá también, incluso después de cantar ese día, ella me dijo que se había dado cuenta que lo mío es la música y lo feliz que me hace".
 
De momento, con esto muy claro, Franco espera poder seguir participando en distintos festivales e instancias de competencia. "Pensando en el futuro, lo ideal para mí es darme a conocer y tener un público que me reconoce y que me sigue", explica.
 
"Le doy las gracias a todos quienes fueron a apoyarme tanto en la final como en las otras instancias del concurso, realmente se notó el apoyo vicentino. Había alumnos muy pequeñitos junto a sus papás, alumnos de todas las edades, ex alumnos, profesores... gracias por su presencia", finaliza.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Para nosotros es importante su opinión, le invitamos a dejar sus comentarios.

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.