CERTIFICADOS DE ALUMNO REGULAR

Estimadas(os) apoderadas(os):

Quienes necesiten certificados de alumno regular, pueden solicitarlos al correo electrónico administracion@colegiosanvicente.cl indicando nombre, Rut y curso del alumno. LES SERÁ ENVIADO UN CERTIFICADO DIGITAL.

viernes, 29 de mayo de 2020

VIGILIA DE PENTECOSTÉS




Estimados hermanos dejamos el material para participar de este momento de oración.




VIGILIA DE PENTECOSTÉS 2020
“Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia” (Juan 10, 10b)

Ambiente que nos ayuda a vivir este momento de oración: Una Biblia, una vela, el tapete impreso (si lo tiene), un dibujo de un árbol y flores para escribir en ellos, hoja de cantos, vigilia impresa o digital.

Introducción

Este año 2020 queremos iniciar la Vigilia de Pentecostés, bajo un contexto diferente, nos encontramos en cuarentena producto del Corona Virus. Esta Crisis sanitaria nos afecta a todos, revela la fragilidad humana. Pero sobre todo en este tiempo, estamos llamados a dejarnos encontrar por Jesús, quien nos regala su vida que está en comunión con Su Padre y el Espíritu Santo, las tres Personas divinas, quieren habitar en nuestro corazón y comunicarnos su Amor para que nuestra vida esté animada por su mensaje de salvación.

Hoy, de manera especial celebraremos la llegada del El Espíritu Santo, es Dios mismo que se manifiesta desde Siempre y para siempre. Jesús, portador del Santo Espíritu, nos dice: “Cuando venga el Espíritu paráclito que yo les enviaré de parte del Padre, él dará testimonio de mí; y ustedes también darán testimonio, porque han estado conmigo desde el principio” (Jn 15, 26-27). 
Como miembros de la Iglesia, confiamos en la promesa que Jesús nos hizo, de que el Espíritu Santo nos acompañará hasta el final de los tiempos. Bajo esa premisa vivamos este momento de oración, para que así, en el Espíritu Santo profundicemos el amor de la Santísima Trinidad.

Canto inicial: VEN SEÑOR DE LAS ALTAS MONTAÑAS


Introd: SIm LAm DO RE SIm
        SIm LAm DO RE SIm

SIm  LAm          DO       RE    
Ven, Señor de las altas montañas    
SIm    LAm        DO       RE      SIm
Ven, Señor de los mares profundos, ven.
  LAm         SOL        RE      LA
Devuélvele el alma a tu pueblo, ven.
   RE       DO          MIm
Devuelve la vida a este mundo.

      MIm               DO
Bienvenido Señor a esta tierra,
         RE               SOL
que fue ´copia feliz del edén´.
LA                MIm
Hoy te abrimos la puerta por dentro,
LA      RE         DO         MIm
ven y alumbra en nosotros el bien.

Bienvenido, Señor, a esta casa,
quédate cuanto quieras estar
y los padres, los hijos, los nietos
sentirán el calor del hogar.

Nos desalma la desesperanza,
nos vacía la falta de fe,
no hay hermano que atienda al hermano,
no hay la copa que apague la sed.
Pero Tú que bajaste a elevarnos,
abrazando la muerte y la cruz,
volverás a sanar a tu gente,
barrerás la maldad con tu luz.

Nos confunden los falsos reflejos,
los alardes de un mundo mejor,
nos consumen el cuerpo y el alma,
nos congela la ausencia de amor.
Pero Tú bajarás de lo alto,
andarás sobre el mar otra vez.
Resucita a este mundo que muere,
como a Lázaro, ponlo de pie.


20:40 - Oración inicial (repetimos)

+ EN EL NOMBRE DEL PADRE DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO.

Todos: Amén.

Queridas familias, hermanos y hermanas, iniciamos nuestra Vigilia de oración a la espera del Espíritu Santo, con un solo corazón queremos rezar, compartir y testimoniar nuestra fe, esperanza y caridad. Les invito a repetir después de mí:  

Oh Dios, hoy unidos con fe ante ti, te ofrecemos nuestros corazones abiertos a tu misterio; te ofrecemos nuestras fuerzas y flaquezas, las que hoy se renuevan en tu Santo Espíritu, las que se manifiestan en tú Hijo y comprenden en tu amor. Por Nuestro Señor Jesucristo.

Todos: Amén


canto: ESPIRITU SANTO VEN


Espíritu santo ven, ven. (3)
En el nombre del Señor

Acompáñame, ilumíname, Toda mi vida
Acompáñame, ilumíname, Espíritu Santo, ven

Santifícame y transfórmame, Tú cada día
Santifícame y transfórmame. Espíritu Santo ven, ven.

Lectura Bíblica (pentecostés)

Con la fe y esperanza de que el Señor nos ama y nos cuida les invitamos a escuchar la palabra de Dios.

canto: BUSCA PRIMERO EL REINO DE DIOS

Busca primero el reino de Dios y su perfecta justicia
Y lo demás añadido será, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.

Hecho de los Apóstoles, (2, 1-11)

"Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido, como el de una violenta ráfaga de viento, que llenó toda la casa donde estaban, y aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y fueron posándose sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía que se expresaran. Estaban de paso en Jerusalén judíos piadosos, llegados de todas las naciones que hay bajo el cielo. Y entre el gentío que acudió al oír aquel ruido, cada uno los oía hablar en su propia lengua. Todos quedaron muy desconcertados y se decían, llenos de estupor y admiración: «Pero éstos ¿no son todos galileos? ¡Y miren cómo hablan! Cada uno de nosotros les oímos en nuestra propia lengua nativa. Entre nosotros hay partos, medos y elamitas, habitantes de Mesopotamia, Judea, Capadocia, del Ponto y Asia, de Frigia, Panfilia, Egipto y de la parte de Libia que limita con Cirene. Hay forasteros que vienen de Roma, unos judíos y otros extranjeros, que aceptaron sus creencias, cretenses y árabes. Y todos les oímos hablar en nuestras propias lenguas las maravillas de Dios.»" …Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Después de la lectura: QUIERO ALABARTE

Quiero alabarte más y más aún,
quiero alabarte hacer tu voluntad,
Vivir en la verdad quiero alabarte,
Quiero alabarte

Escuchemos la siguiente reflexión

Los discípulos se encuentran encerrados por temor a los judíos… La llegada del Espíritu Santo, prometido por Jesús, significó un cambio radical en la actitud de los discípulos: se llenan de entusiasmo y decisión para proclamar el evangelio, a pesar de las diferentes culturas de la época todos podían entenderles.

Al experimentar la presencia del Espíritu Santo, en su vida, se descubren a sí mismos como hijos de Dios y hermanos en Cristo, empiezan a vivir en comunidad en comunión con la Santísima Trinidad.

Por eso en Pentecostés celebramos que, con la llegada del Espíritu Santo, la iglesia es enviada a continuar la Misión de Jesucristo.

Pentecostés no es solo un acontecimiento del pasado. El Espíritu Santo continúa actuando en la Iglesia y en el mundo. Él está en y entre nosotros, ayudándonos a vivir como Jesús y haciéndonos valientes testigos de su Evangelio. Desde aquel día, el fuego del Espíritu Santo simboliza el amor de Dios que nos mueve a amar y el soplo, el impulso para actuar en favor de los demás.
  
canto: PEREGRINO DE EMAUS

¿Qué llevabas conversando me dijiste buen amigo,
y me detuve asombrado a la vera del camino.
¡No sabes lo que ha pasado ayer en Jerusalén!
de Jesús de Nazaret a quien clavaron en cruz

Por eso me vuelvo triste a mi aldea de Emaús.

Por la calzada de Emaús un peregrino iba conmigo,
no le conocí al caminar, ahora sí, en la fracción del pan.

Van tres días que se ha muerto y se acaba mi esperanza,
dicen que algunas mujeres al sepulcro fueron de alba
Pedro, Juan y algunos otros hoy también allá buscaron.
Más se acaba mi confianza: no encontraron a Jesús.
Por eso me vuelvo triste a mi aldea de Emaús.

Oh tardíos corazones que ignoráis a los profetas.
En la Ley ya se anunció que el Mesías padeciera
y por llegar a su gloria escogiera la aflicción;
en la tarde de aquel día yo sentí que con Jesús
nuestro corazón ardía a la vista Emaús.

Hizo seña de seguir más allá de nuestra aldea
y a la luz del sol poniente pareció que se muriera
Quédate forastero ponte a la mesa y bendice,
y al destello de tu luz en la bendición del pan
mis ojos conocerán al amigo de Emaús.

Lectura del Evangelio

Seguimos reflexionando en esta vigilia a la espera del espíritu Santo. Compartimos ahora las palabras y el mensaje que Jesús nos quiere entregar. Los invitamos a escuchar un fragmento del evangelio según San Juan.

Canto: ALELUYA VIVO ESTÁS

Aleluya, aleluya, vivo estás Señor Jesús.
Aleluya, aleluya, para siempre eres la luz.

(Evangelio de San Juan 10, 9-10)

Yo soy puerta. Todo el que entre en el corral de las ovejas por esta puerta, estará salvo, y sus esfuerzos por buscar el alimento no serán en vano. El ladrón va al rebaño únicamente para robar, matar y destruir. Yo he venido para dar vida a los hombres y para que la tengan en abundancia.

Después del evangelio: NO ME ELIGIERON USTEDES

No me eligieron ustedes fui yo quien los elegí,
Ustedes son mis amigos serán mis testigos vivirán en mí.
  
Reflexionemos nuevamente

Subrayamos la frase conclusiva, con la cual Jesús expresa su Misión: «Yo he venido para dar vida a los hombres y para que la tengan en abundancia.». Esta afirmación que hace Jesús, deberíamos tenerla siempre presente todos los cristianos, no solo hoy frente a la amenaza que vivimos como país y en el mundo entero. No nos hemos vuelto a Jesús; más bien nos hemos olvidado de Él. Podemos pasar todo el día escuchando noticias, en todos los medios sobre el desarrollo de la pandemia y sobre el modo de combatirla, pero sin escuchar ninguna mención del único que es fuente de vida y vida en abundancia. En gran medida hemos dejado fuera de esta discusión a aquel en quien está la Vida.

Canto: LARGO VIAJE

Ah sido largo el viaje, pero al fin llegué
La luz llego a mis ojos, aunque lo dudé
Fueron muchos valles de inseguridad, los que crucé
Fueron muchos días de tanto dudar
Pero al fin llegué, llegué a entender.

Que para esta hora eh llegado
Para este tiempo nací
En sus propósitos eternos yo me vi
Para esta hora eh llegado
Aunque me ha costado creer
Entre sus planes para hoy, me encontré.

Y nunca imagine que dentro de su amor
Y dentro de sus planes me encontraba yo
Fueron muchas veces que la timidez, me lo impidió
Fueron muchos días de tanto dudar
Pero al fin llegué, llegué a entender

Que para esta hora eh llegado
Para este tiempo nací
En sus propósitos eternos yo me vi
Para esta hora eh llegado
Aunque me ha costado creer
Entre sus planes para hoy, me encontré.

A continuación, los invitaremos a realizar un trabajo desde sus casas. En la invitación a la vigilia, les solicitamos que tuvieran un dibujo en una cartulina u hoja de cualquier tipo, tronco de árbol y sus ramas. Además, dibujos de pequeñas flores en papeles de colores o pintados.

Les pedimos que mientras escuchan la canción, Esto que somos, anoten en las flores, los motivos de alegrías en relación a su vida personal, familiar, estudios, trabajos, apostolado, etc.

ESTO QUE SOMOS

A veces me pregunto ¿por qué yo?
y sólo me respondes porque quiero
es un misterio grande que nos llames
así, tal como somos a tu encuentro.

Entonces, redescubro una verdad,
mi vida, nuestra vida es un tesoro
se trata, entonces, sólo de ofrecerte
con todo el corazón, esto que somos.

¿Qué te daré? ¿Qué te daremos?
Si todo, todo, es un regalo.
Te ofreceré, te ofrecemos,
esto que somos, esto que soy, eso te doy.

Esto que soy esto es lo que te doy,
eso que somos, es lo que te damos.
Tú no desprecias nuestra vida humilde
se trata de poner todo en tus manos.

Aquí van, mis trabajos y mi fe,
mi vida, mis temores y mis sueños
y todas las personas que me diste
desde mi corazón, te las ofrezco.

Vi tanta gente un domingo de sol,
me conmovió el latir de tanta vida
y adiviné tu abrazo gigantesco,
que desde mi corazón les ofrecías.

Por eso, hoy, tu altar, luce vino y pan,
son signos y homenajes de tu vida
misterio de brindarte y ofrecernos
humanidad que Cristo diviniza.

Ahora los invitamos a que, en ese árbol sin vida que tienen a mano, lo transformen en un árbol lleno de vida y de la alegría. Ubicamos las flores con los motivos de alegría en el árbol, lo hacemos mientras escuchamos la canción. Esto que soy, eso te doy

ESTO QUE SOY, ESO TE DOY

Aunque mis ojos no te pueden ver
Te puedo sentir, sé que estás aquí
Aunque mis manos, no pueden tocar
Tu rostro señor, sé que estás aquí.

Mi corazón puede sentir tu presencia
Tú estás aquí, tú estás aquí
Puedo sentir tu majestad
Tú estás aquí, tú estás aquí.

Mi corazón puede mirar tu hermosura
Tú estás aquí, tú estás aquí
Puedo sentir tu gran amor
Tú estás aquí, tú estás aquí.

Les agradecemos habernos conectado en oración esta noche. Sintamos la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas y dejémonos conducir por Él.

Gracias Señor porque nos animas a la alegría en el camino de nuestra vida. Te pedimos por tantas personas que viven en la tristeza y en el sin sentido de la vida, ayúdales a encontrarte a ti como fuente de profunda alegría. Roguemos al Señor.

Canción: ORACION DEL REMANZO

Soy de la orilla brava, del agua turbia y la correntada
que baja hermosa por su barrosa profundidad,
soy un paisano serio, soy gente del Remanso Valerio,
que es donde el cielo remonta vuelo en el Paraná.

Tengo el color del río y su misma voz en mi canto sigo
del agua mansa y su suave danza en el corazón,
pero a veces oscura, va turbulenta en la ciega hondura
y se hace brillo en este cuchillo de pescador.

Cristo de las redes no nos abandones,
y en los espineles déjanos tus dones.

No pienses que nos perdiste, es que la pobreza nos pone tristes,
la sangre tensa y uno no piensa más que en morir,
agua del río viejo llévate pronto este canto lejos
que está aclarando y vamos pescando para vivir.

Llevo mi sombra alerta sobre la escama del agua abierta
y en el reposo vertiginoso del espinel, sueño que alzo la proa
y sube la luna en la canoa y allí descansa
hecha un remanso mi propia piel.

Calma de mis dolores, ¡ay Cristo de los pescadores!
Dile a mi amada que esta apenada esperándome,
que ando pensando en ella mientras voy vadeando las estrellas,
que el río está bravo y estoy cansado para volver.

Gracias Señor por este tiempo, ayúdanos a que junto a nuestra familia podamos transmitir la alegría, la esperanza y el amor que brota de tu corazón. Roguemos al Señor.

Canción: HOY EN TODO

Hoy en todo, siempre te encuentro a Ti,
la tierra, el sol, el mar y cada flor.
En todo lo que me pasa encuentro tu amor.
ya no se puede más dejar de creer en Ti, Señor.

Es imposible no creer en Ti, es imposible no encontrarte
es imposible no hacer de Ti mi ideal.


Recemos la oración de los hijos de Dios, pidiendo al Padre nos colme siempre de su alegría, cantamos el Padre Nuestro…

+ EN EL NOMBRE DEL PADRE DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO.

Todos: Amén.

Cantamos a la Madre de Cristo, ella cantó la alegría que llevaba en su corazón, cuando reconoce todo lo que Dios ha hecho en ella.

Una entre todas fue la escogida
fuiste tú María la elegida
Madre del Señor, Madre del Salvador.

María,
llena eres de gracia y consuelo
ven a caminar con el pueblo,
nuestra Madre eres tú.

Ruega por nosotros, pecadores en la tierra,
Ruega por el pueblo que en Dios espera,
Madre del Señor, Madre del Salvador



Queridas familias, hermanos y hermanas, finalizamos nuestra Vigilia de oración con el corazón lleno del Espíritu Santo, queremos compartir y testimoniar nuestra fe, esperanza y caridad. Les invito a repetir después de mí:  

Ven Espíritu Santo,
devuélveme la sonrisa,
para que de esta manera
pueda también contagiar a aquellos que me rodean
y que puedan ver tu amor a través de mi alegría,
que pueda contagiar a aquellas almas tristes
y que sepan que confiando en el Amor de Dios
Todo es Posible.
Amén.

Canto Final: RECIBEME

Recíbeme con toda la miseria que hay en mí
con todos los deseos de seguir por tu camino.
Iluminar es hoy el reto en la oscuridad
servicio entrega en fidelidad hasta la muerte.

Hoy es tiempo de dar, a manos llenas lo que se me dio.
Brillar hasta consumirse Iluminar al mundo en penumbras
hasta que no quede yo sino Tú.

No se enciende una lámpara para ponerla bajo el celemín
la luz que encendiste en mí, la ponga yo en lo alto
y que María me ayude a decir Sí.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Para nosotros es importante su opinión, le invitamos a dejar sus comentarios.

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.