f Misión de verano de Colegio San Vicente ~ Colegio San Vicente de Paúl - Chillán

martes, 13 de enero de 2015

Misión de verano de Colegio San Vicente



"Ir al encuentro del otro para compartir un mensaje de amor"

En enero, la comunidad de jóvenes misioneros de nuestro colegio vivenció las “Misiones de Verano” en sectores de San José, El Castañal y Suiza de la comuna de El Carmen. En una de estas localidades se ubica la Escuela San José Sur, donde se realizó la Jornada de Servicio de invierno del año 2014 y donde durante tres años los misioneros estarán involucrados con la comunidad, compartiendo con los alumnos, sus familias, docentes y vecinos el mensaje de Jesús y cómo éste se hace presente en nuestras vidas.

Las Jornadas de Servicio tienen ya 12 años de historia en nuestro colegio, y misionar en el mismo sector donde se realizan estas jornadas es una experiencia nueva, pero que le dio un sentido más profundo a lo que implica la Misión Territorial. También fue especial para esta actividad el trabajar con alumnos y ex alumnos vicentinos. En total fueron 22 jóvenes y cuatro asesores quienes durante 4 días dejaron de lado su rutina, familias y actividades cotidianas para ir a servir como testimonio de Dios.

Cada joven y asesor recibió un manual y una cruz del misionero, e hizo un compromiso de fe y de seguir a Jesús entregando a todo el prójimo su mensaje de amor y salvación. En las mañanas, las actividades partían con una oración, distribución y envío de los jóvenes a los distintos lugares del sector escogido. Buscando llegar a las familias de los alumnos de la escuela, se fue ampliando el radio de acción, y finalmente se terminaron abarcando dos sectores más aparte de San José.

Cuando llegábamos a una casa, los saludábamos, nos presentábamos, les contábamos el sentido de nuestra visita y les pedíamos que nos recibieran para establecer un diálogo y conocer a la familia. Cuando ya establecíamos confianza proclamábamos nuestra fe, anunciábamos a Jesús. Luego, se les ofrecía hacer una oración por alguna intención personal, como algún enfermo, alguna necesidad de trabajo u otras. Se utilizaba un texto bíblico y hacíamos oración con las familias. Es así como cada grupo misionero se encargó de visitar varios grupos familiares, y con sus indicaciones llegábamos a nuevos vecinos. A todos ellos se les invitó a compartir en la escuela una catequesis en las tardes, y a asistir a una misa que realizó nuestro capellán, quien además es el párroco de El Carmen, padre Gonzalo Gómez. En este sector no hay capilla cercana, por lo que no tienen misas semanales ni mensuales.

La misión para nosotros fue salir a anunciar a Jesús. Como misioneros fuimos al encuentro del otro, debíamos ser acogedores, humildes, alegres, siempre con una actitud de escucha más que de hablar, generosos, dispuestos a compartir nuestro tiempo, nuestro ánimo, y también dispuestos a aprender y recibir de las personas lo que ellos quisieran compartir con nosotros. Salimos a misionar, pero a la vez fuimos misionados por todos ellos.

“Seguir a Jesús quiere decir aprender a salir de nosotros mismos para salir al encuentro de los demás… ¡Hay tanta necesidad de llevar la presencia viva de Jesús misericordioso y lleno de amor!”. Este mensaje del Papa Francisco nos llega a todos los bautizados y es lo que nos motiva, inquieta e incentiva a seguir teniendo esta actitud de salida. Jesús vino a nosotros, le conocemos, y eso nos llena de alegría y de gozo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Para nosotros es importante su opinión, le invitamos a dejar sus comentarios.

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.